- Centro Terapéutico Talleres Girasol '

La felicidad y su interminable búsqueda

Ya desde tiempos remotos en las culturas antiguas se hablaba de la felicidad, allí se inició  su búsqueda, pero muchos no sabemos que es la felicidad motivo por el cual emprendemos recorridos para tratar de alcanzarla. Al plantearnos que es la felicidad descubrimos diversas apreciaciones, conceptos, teorías sobre ella. Hoy existe una diversidad de libros, y discursos o métodos, las personas en su afán de llegar a ella transitan diversos caminos.

En la antigua Grecia  grandes personajes dedicaron tiempo a conocer y saber más sobre la felicidad; Platón definió la felicidad como  “el equilibrio entre las partes del alma”. Sócrates  decía que la felicidad es un estado de imperturbabilidad”. Pitágoras contemporáneo de Lao Tse, decía que la mayor felicidad del hombre es su propia realización a través  de reflexiones filosóficas.

Hay quienes creen que la felicidad se logra cuando uno aprende a tener una actitud de renuncia al confort o a los placeres, otros creen que esto se logra teniendo un despertar espiritual. Ahora analicemos la diferencia entre “felicidad” y  “bienestar o estar bien”, cuando uno se encuentra en este estado se siente bien y satisfecho de la vida, mientras que la felicidad, es la sensación que nosotros alcanzamos, experimentamos intenso placer o la sensación de alegría  y dicha absoluta, pero este estado  no es duradero, esta sensación es efímera y pasajera y se desvanece, hasta volver a experimentar en otro momento o tiempo, una alegría nueva ante otro acontecimiento. Por ende podemos darnos cuenta que el ser humano tiene momentos de felicidad a lo largo de su vida y tránsito por este mundo.

 A terapia acuden personas que refieren su deseo de ser feliz, y pocos se preguntan o saben ¿con que? o ¿cómo serian felices? o ¿que los haría felices? en esta búsqueda no tomamos en cuenta  lo realmente importante que somos nosotros mismos. Pretendemos llegar a ser felices sin primero conocernos sin tomar contacto real con nosotros mismos. Como decía  Fritz Perls “El hombre moderno vive, en un estado de  vitalidad mediocre, sabe poco a cerca de lo que es vivir. Vaga  sin sentido  sin saber en realidad lo que quiere y por lo tanto completamente, incapaz de poder  averiguar cómo conseguirlo, se aproxima a la aventura de vivir sin excitación ni gusto.”

Tal parece que  el ser humano hubiese  perdido la capacidad y la espontaneidad de sentir y expresarse en forma directa. En este avance por descubrir nuestro entendimiento  de los mecanismos fisiológicos y sicológicos, pareciera que hubiésemos abandonado nuestro autoconocimiento en beneficio de nuestros propios intereses.

Así  como existen diversas formas de percibir el mundo y tomar contacto con lo que nos rodea, así también existen diversas formas de ser feliz. Por ello Desmon Morris plantea en su libro  “La Naturaleza de la felicidad” que conocer la verdadera felicidad nos ayuda a alcanzarla.

AUTOR: LIC. THAMARA MARTEL MIRAVAL