- Centro Terapéutico Talleres Girasol '

El Mito del Sacrificio

El sacrificio (1)El sacrificio asociado al amor está tan arraigado a nuestra cultura, que llegamos a creer que la infelicidad o la incomodidad del otro es una muestra de afecto, y que el éxito de nuestras relaciones está basado en este acto de renuncia. Las grandes historias de amor nos muestran nimias y trascendentales renuncias.  Comúnmente, la idea de considerar al amor como fuente de sufrimiento se ha aprendido de generación en generación. El sacrificio, tan bien valorado por la sociedad, es base de muchos de nuestros vínculos. A lo largo de la historia la religión validó el sacrificio como algo sublime y loable.

Según Edward B Tylor, en los orígenes de las civilizaciones,  el hombre primitivo tomó noción del alma, “animismo”. Al intentar  congraciarse con esos seres superiores ya que creían que la ira de ellos era la causa de sus calamidades, optaron por hacer ofrendas, para lo cual sacrificaban sus posesiones tales como vegetales, animales, hasta  humanos (como es el caso de las culturas Mayas entre otras).  Según Frazer  algunos hombres primitivos más inteligentes caen en cuenta que sus formulas mágicas son del todo insuficientes para dominar  la naturaleza salvaje que a veces actúa generando  fenómenos o cataclismos.

Nosotros como sociedad, sabemos que los desastres naturales están regidos por leyes físicas pues ahora conocemos de ciencias como la Geología, Astronomía, etc.  Es increíble como el sacrificio logró pasar las barreras del tiempo y de las culturas para ahora instalarse en la sociedad de un modo más sutil. Continua siendo parte de los rituales religiosos pero con otro enfoque.

Ahora ya no matamos seres vivos para ofrecer al Dios o a nuestros Dioses, en lugar de ello, nuestros actos son los sacrificios que ofrendamos, no solo a un ser supremo si no a nuestros pares.  Hemos basado nuestra sociedad en sacrificios, la palabra sacrificio significa en latín “sagrado”.  Pero al parecer la palabra sacrificio en nuestra sociedad y en el ámbito religioso tiene una connotación de privación, limitación del ejecutante de tal acto y que deja una sensación de displacer para aquel que se sacrifica.

Muchos creen que las relaciones o los vínculos afectivos tienen que estar basados bajo estos términos de renuncias. Ahora, si las relaciones están basadas en renuncias  -es decir: en dejar de ser nosotros mismos, dejar de hacer lo que queremos,  hacer lo que el otro quiere y amoldarnos a las exigencias del otro estamos limitando nuestra persona y nuestras características.  Hay una gran diferencia entre dar y sacrificarse como lo decía Erich From  “el amor es una actividad no un efecto pasivo, en el sentido más general puede descubrirse que amor  es dar”.  La persona que da por que desea hacerlo, no se está sacrificando, simplemente ejecuta ese acto por que le place hacerlo en ese dar hay un placer, a diferencia del que se sacrifica.  El que hace algo que no desea realmente, interpone los intereses del otro a los suyos y muchas veces al hacerlo anula los suyos con la finalidad de obtener algo.

Las relaciones basadas en esta forma de vida tarde o temprano terminan tullendo, inhabilitando minimizando a un miembro y frustrando a ambos. Estas relaciones distan mucho de ser  vínculos basados en el amor, altruismo y respeto. Por el contrario están basadas en las exigencias de un miembro. Generalmente el que más exige sacrificios al otro, es el que no aprendió a tomarse en cuenta dentro de la relación y basó su vida en hacer cosas que no le gusta, y por ende no conoce del placer que da la libertad de hacer lo que realmente quiere.

No sabemos amar a otro si no nos amamos a nosotros mismos, no sabemos respetar al otro si  no nos respetamos y somos coherentes con lo que decimos, sentimos, pensamos y hacemos.
Las relaciones basadas en el sacrificio no son relaciones confortables ni sanas y distan mucho de acercarse al amor.

AUTOR: LIC THAMARA MARTEL MIRAVAL